BOGOTÁ, CARROS Y BICICLETAS
Alberto Mendoza Morales

Proponer una metrópolis, como Bogotá, sin carros pero con bicicletas es como pensar en un mundo globalizado sin buques ni aviones pero con canoas.

Bogotá, con cuarenta mil hectáreas (?) de extensión, diez millones (?) de habitantes y 1.3 millones (?) de vehículos moviéndose todos los días, ofrece un modelo abigarrado para reflexionar sobre población, carros y ciudad. El problema lo planteó el arquitecto Juan Carlos del Castillo en el Periódico de la Universidad Nacional (feb. 27/05), donde escribio:

-Bogotá es un ejemplo del predominio del transporte y el automóvil sobre las demás funciones urbanas.

-La estructura urbana muestra la separación de las áreas residenciales y los sitios de trabajo para los adultos y de las escuelas y colegios para niños y jóvenes, lo cual fue posible por las facilidades del transporte. Las zonas de trabajo se mantuvieron en el centro y su periferia mientras las áreas residenciales se distanciaron de los sitios de trabajo; los colegios se localizaron en la periferia de la ciudad y en otros municipios. Apareció el movimiento pendular entre áreas centrales y áreas periféricas. Empleados y trabajadores se desplazan diariamente de la periferia al centro; la población escolar lo hace en sentido inverso. La malla vial de la ciudad está recalentada y colapsa.

-Las vías principales se convirtieron en rutas de feroz competencia entre buses, taxis, carros privados, comerciantes, casetas de vendedores, estacionamientos, paraderos, publicidad, vendedores ambulantes. Es fuego cruzado por el dominio del espacio público.

La ciudad necesita profunda remodelación. Implica dos acciones básicas: revisar de manera integral el transporte público, paraderos y estacionamientos y adoptar el sistema urbanístico, social y funcional de unidades vecinales. Dará otro mapa urbano.

 

 

l INICIO l SOGEOCOL l GEO´SCOPIA l ESGEO l NOVEDADES l CONTÁCTENOS l MAPA DEL SITIO l

Derechos Reservados - Sociedad Geográfica de Colombia 2011