COLOMBIA, FINES Y MEDIOS 
Alberto Mendoza Morales

Colombia es un país con medios pero sin fines. El país es rico, la población es pobre. El país tiene elementos singulares que lo particularizan; es un archipiélago de regiones; es un muestrario de ecosistemas; es una colección de climas; es un repertorio de paisajes; es un mosaico de pueblos; es una heterogeneidad cultural. cuenta con población inteligente, trabajadora, sobretodo aguantadora.

Esta nación llena de posibilidades la afligen el centralismo del poder ejecutivo; la dispersión del poder legislativo; la asociación indebida de esas dos ramas del poder; la democracia ficticia que lo engaña. El centralismo origina dependencia, exclusión y pobreza; la dispersión legislativa origina ineficacia; la asociación de los poderes ejecutivo y legislativo produce corrupción; la democracia política carece del sustento que es la democracia económica. El cuadro problemático del país lo sintetizan diez palabras que recuerdan las diez plagas de Egipto: centralismo, violencia, pobreza, marginalidad, desempleo, politiquería, corrupción, impunidad, inseguridad y confusión.

Frente a las advertidas dificultades, el Estado actual es inviable. Llamando inviable al Estado que es incapaz de solucionar los problemas que lo agobian. El centralismo colombiano, como sistema de gobierno, está agotado. Un país tan variado, nos obliga a desconcentrar el poder, a descentralizar la administración pública, a distribuir funciones y a reconocer autonomía de manejo a la población que habita las regiones.

Tenemos que definir fines y ordenar el Estado de manera que puedan alcanzarse. Buscar los medios nos obliga a pensar de modo diferente.

 

 

l INICIO l SOGEOCOL l GEO´SCOPIA l ESGEO l NOVEDADES l CONTÁCTENOS l MAPA DEL SITIO l

Derechos Reservados - Sociedad Geográfica de Colombia 2011