SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

Congreso en Angostura

NACE UNA REPÚBLICA

Alberto Mendoza Morales

El pasado lunes 15 de febrero de 1819 se reunió en Angostura un Congreso binacional. Propósito, crear una república independiente sustitutiva de la colonia española. Tendría nombre glorioso en honor de Colón, Colombia”. La integrarían tres colonias, el Virreinato de la Nueva Granada, la Capitanía General de Venezuela y la Provincia del Ecuador. Capital, Bogotá. El Correo del Orinoco cubrió el Congreso. Lo convocó el general Simón Bolívar. Llegó con el prestigio de la exitosa Campaña Admirable que inició en Cartagena y coronó en Caracas. El discurso inaugural y el proyecto de Constitución lo elaboró junto con el neogranadino Francisco Antonio Zea. Trabajaron en el buque en que navegaron Orinoco aguas abajo, “inmenso río lleno de serpientes y caimanes”. El general pronunció el discurso de apertura en el palacio de Angostura ante veintiséis delegados presididos por Zea. Mostró pasión y conocimiento.

La propuesta del general tiene vigencia. Partió de unas exigencias, tomar en cuenta la disparidad de inteligencias y caracteres que la naturaleza impone al hombre, aceptar el carácter multirracial de la sociedad americana, reconocer la diversidad de un grupo humano que requería pulso firme y delicado tacto para manejar su carácter intensamente heterogéneo. “La excelencia de los gobiernos se basa en la capacidad de ajustarse a la naturaleza y carácter de las naciones”. “Cuanto mayor la desigualdad social más necesaria la igualdad legal”. La ley debía reconocerlo.

Para organizar la nueva nación, el general apeló a Montesquieu. Lo había estudiado en su juventud. Reconoció la soberanía popular, la división de poderes, la libertad de prensa y de conciencia. Propuso, en consecuencia, un Estado fundado en tres poderes. Uno legislativo, bicameral (como en Inglaterra) “baluarte de libertad”. Lo conformaría “una élite virtuosa, dotada de sabiduría, con educación ilustrada, diseñada por esta vocación. Tendría funciones legislativas y de control financiero”. Otro, ejecutivo, regido por un presidente de elección popular, responsable ante el parlamento, dotado de “poder fuerte y centralizado; moderaría la voluntad general y limitaría la autoridad pública”. Y el tercero, judicial, “magistratura independiente”. Al conjunto añadió de su cosecha un cuarto poder, el moral, “responsable de formar al pueblo dentro del espíritu cívico y las virtudes políticas”. Pueblo al que creía educable “siempre que se respetaran sus inclinaciones y talentos naturales”. El congreso duró 10 meses y dos días. Se clausuró el miércoles 17 de diciembre. Bolívar fue nombrado Presidente Provisional de la república y Zea, vicepresidente. Ahí estamos.

Shopping Cart