SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

Cajamarca

TODO POR LA PLATA

Alberto Mendoza Morales

Sebastião Salgado, fotógrafo brasileño se dedicó a tomar y exponer agravios públicos. Lo cita Cristian Valencia al escribir sobre La Colosa, una mina de oro en Cajamarca Tolima, excavada a cielo abierto. Producirá erosión en la tierra, daño al bosque, agresión al río, contaminación en el ambiente, quejas de quienes denuncian el daño. La fiebre del oro en California y la quimera del oro de Chaplin, en Alaska, mostraron la tragedia vinculada con la extracción del oro. En Ibagué algunos respiran desazón. ¿Qué pasará en la mina? Quienes antes se oponían, hoy guardan silencio. Algunos, incluso, comenzaron, a recibir beneficios.

La empresa AngloGold Ashanti ha hecho en Cajamarca un trabajo de convencimiento en la comunidad. A donde haya una charla llega un representante para exponer los beneficios que recibirán los cajamarcunos. Los tendrán hoy, sin duda. Pasados los años, tendrán que contarles a sus hijos cosas del pasado, ríos acabados, árboles talados, animales desaparecidos. Sabrán que, pudiendo evitarlo, dejaron hacer. Todo por la plata. Agua, ríos, montañas, paz, tranquilidad traen a la mente malevaje, devastación, ríos contaminados con mercurio y cianuro en el Chocó, dinero gastado en fondas y cantinas, epidemia de prostitutas, brota junto a las minas de oro.

Una mina de oro deja en la región riqueza en moneda y miseria en el ambiente. Igual que en zonas cocaleras. Prepárense. Vienen los bárbaros, los vaqueros con sus bang bang, sus mujeres, sus malevos. El Estado, con su silencio aprobatorio, ha servido para que nadie se entere o proteste. En La Colosa habrá explotación, por encima de todos. Dicen que la inversión inicial será de 120 millones de dólares; al cabo de 15 años habrán invertido 2.000 millones de dólares; habrá 1.200 empleos directos y 4.200 indirectos. Todo un lujo. Perderemos un paraíso. Todo por la plata.

Ríos, árboles, montañas, animales de monte, son de todos, no del gobierno. Al constituyente primario lo invitan a votar por cosas políticas, más no por asuntos importantes: recursos naturales, futuro del país, biodiversidad, amenazas territoriales. Lo lamentaremos cuando todo falte. Sabremos que el verdadero patrimonio de un país son sus ríos, sus árboles, sus montañas, su fauna, su flora. El lema del Escudo Nacional, “Libertad y Orden”, debería modificarse y poner un ave de rapiña y, en sus garras, el verdadero lema que nos mueve: “todo por la plata”.

Shopping Cart