SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

IMPERIOS DEL CONOCIMIENTO

Alberto Mendoza Morales

“Los imperios del futuro serán imperios del conocimiento” dijo Einstein y añadió: “Solamente serán exitosos los pueblos que generen conocimiento y protejan jóvenes que tengan la capacidad de hacerlo y permanezcan en el país. Los otros países se quedarán con litorales hermosos, historia fantástica, iglesias, minas y ruinas arqueológicas, pero probablemente no se queden ni con las mismas banderas, con las mismas fronteras ni, mucho menos, con el éxito económico”.

La actual agenda de desarrollo económico está equivocada, dice Juan Enríquez, de la universidad de Harvard. Seguimos discutiendo si construimos una fábrica, una represa o un puerto. Nada de eso importa hoy. Lo que importa hoy son las mentes, la educación, la ciencia que esas mentes produzcan y vendan al resto del mundo. Países que lo entendieron, como Singapur, dominarán el planeta.

La economía mueve riqueza física y cuentas bancarias. También puede mover riqueza intelectual. El mundo, además, pasa, de una economía de bienes básicos, a una economía del conocimiento.

En 1960 un tercio de la economía mundial era agricultura, un tercio industria, el resto, servicios entendidos como conocimientos. Entre 1960 y 1998, 4% de la economía fue agricultura, no porque fuera menor, sino porque la economía creció en otros aspectos; la industria siguió en un tercio, los servicios fueron dos terceras partes.

El conocimiento genera riqueza. Los pueblos que tratan de competir vendiendo materias primas sin conocimientos, son cada día más pobres. Los pueblos más ricos del mundo no son los petroleros.

La economía del conocimiento es portátil. El país que encuentra los mejores ciudadanos de otro país, se los lleva. Esas mentes son más valiosas que una mina; más valiosas que quedarse con el petróleo de un país. Microsoft entrevista jóvenes y contrata los mejores. Lo mismo hacen India y China. Países que no le pongan atención a su gente, a su educación, a la que puede generar patentes, ideas, empresas, acabarán quebrados.

Shopping Cart