SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON NOSOTROS CON LA GEOGRAFÍA?

(Chiozza: Panel La Geografía en la Argentina. Buenos Aires, 22/11/05)

(…) Hay que entablar un diálogo entre quienes, por diferentes circunstancias, hemos asumido la responsabilidad de la docencia ya que no puede estar separada de la investigación. Esta reunión amistosa, inicia el diálogo en el que todos tenemos el derecho y el deber de opinar sin que ninguno piense que está cosechando frutos que van a significar algún entorchado o algún punto en las calificaciones a la hora de las consideraciones para el ingreso a alguna cátedra o para el ascenso.

Estamos tratando de observar francamente qué papel nos toca jugar en este momento en que es cierto que lo local cobra una importancia fundamental porque es lo que nos permite arraigarnos, sentirnos seguros en nuestra identidad, pero está influenciado por lo global en una forma arrolladora, en que las comunicaciones, los medios de transporte y la televisión están jugando un papel fundamental en estos procesos de toma de decisiones que se registran a larga distancia y que basta con apretar un botón para que la realidad cambie.

Esta capacidad para ver las cuestiones a diferentes escalas y entender el cambio permanente, es lo único que realmente podemos transferir a nuestros discípulos. Porque pensar que la Geografía que yo aprendí es una Geografía que tiene validez hoy, es absurdo. Y lo que estamos aprendiendo hoy, tampoco tendrá validez mañana. Lo único a lo que pueden ayudar la Geografía y la Historia en este momento es a entender qué es lo que pasa y a prepararnos para el cambio.

¿QUE PASA CON LOS GEÓGRAFOS?

Alberto Mendoza Morales

Soy arquitecto de profesión y geógrafo por vocación. Miro la geografía desde adentro como microgeógrafo (todo arquitecto lo es) y hacia afuera como ciencia natural de contexto donde ocurren los acontecimientos de la vida en todo su volumen y de la humanidad en toda su intensidad.

¿Qué pasa con los geógrafos? Los veo enajenados respecto de la geografía, ocupados en la sociología, sin fundamento histórico, desviados por ideologías, condiciones que les impiden examinar la realidad con objetividad. He visto geógrafos celosos; en lugar de ayudar a quienes tienen afición por la geografía, los combaten. Los geógrafos están mentalmente urbanizados, hablan de geografía urbana, tienen olvidada el área rural, igualmente compleja pero más amplia. Lo más significativo del geógrafo contemporáneo es su desdén por el planeta, entidad afectada y destruida por toda clase de agresiones. La defensa del planeta, que debiera ser hecha por geógrafos, ante su ausencia, la cumplen exponiendo su tranquilidad, aún sus vidas, los ecólogos. La geografía trata el territorio, base de los Estados. Los geógrafos son indispensables, deben volver a la Tierra.

Shopping Cart