SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

MENSAJE NADAÍSTA

Alberto Mendoza Morales

Apreciados Miembros de la Sociedad Geográfica,
Apreciados Corresponsales:

Tengo el gusto de enviarles un resumen, libre e informal, del “Mensaje Nadaísta Anti-Académico” elaborado, en épocas ya antiguas, por Gonzalo Arango y Amílcar Osorio contra el encuentro de puristas de la lengua que se celebró en aquellos años. Me lo envió el sobreviviente nadaísta Jotamario Arbeláez quien comenta: “El mensaje fue de circulación clandestina. Apenas si llegó a conocerse. Casi todos los párrafos tienen vigencia. Tal vez el tono no corresponda a esta época, pero sí el espíritu crítico, rabioso, irreverente, que debe ser el que acompañe al intelectual en sus necesarios -y casi siempre de antemano perdidos- enfrentamientos. Dios salve al Rey porque a Colombia no la salva nadie. Por hacer documentos como este, Gonzalo Arango fue recluido en la cárcel de La Ladera en Medellín. De esa experiencia patibularia salió años después un libro. Sergio Fajardo, actual alcalde de Medellín, ha convertido esa cárcel en una biblioteca. Acaba de invitar a los 10 poetas nadaístas súper vivientes, a un desagravio con festival cultural de tres días, donde se leerán poemas y manifiestos, se celebrará el infernal concierto protesta del ´comandante´ Gallinazo y se escenificará el cautiverio del ex presidiario desaparecido…”

Cordialmente,

Alberto Mendoza Morales.

Bogotá, D.C, 16 de febrero de 2007

MENSAJE NADAÍSTA ANTI-ACADÉMICO

Gonzalo Arango y Amílcar Osorio
(RESUMEN LIBRE)

Señores parásitos de la academia. Queridos viejos reumáticos: Ustedes son unas momias venerables. Ustedes son unos fracasados que culminaron en un sillón de cuero una carrera de imbecilidades. Ustedes no tienen más remedio que seguir siendo académicos, lo que a las luces de la teología y el psicoanálisis nos parece una enfermedad incurable. Ustedes oyeron al Lleras Camargo predecir que el idioma seguiría perdurando con la algarabía parlamentaria de todos los que con su oratoria arrabalera produjeron un saldo de 300 mil muertos campesinos. Pues aquí la oratoria parlamentaria como la sagrada no ha servido sino para asesinar a analfabetos.¿Quiénes somos los nadaístas? Somos santos un poco extraños que por boca de hombres profetizan la Oscuridad Nueva. Somos profetas de una barbarie alucinada. El Nadaísmo es una revolución al servicio de la barbarie, el único idioma que hablamos en Colombia.

Shopping Cart