SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

CARIMAGUA Y ORINOQUIA

Alberto Mendoza Morales

Carimagua es el nombre de un pasto forrajero. Nomina a un antiguo centro de investigaciones científicas del Instituto Colombiano de Asunto Agrícolas, ICA. Está localizada en el departamento del Meta, en plena altillanura orinoquense. Estuvo destinada a un proyecto de asentamientos campesinos en un área de 17.000 hectáreas. Después se propuso asignarlas a cuatro empresas dedicadas a cultivar palma africana, caucho y especies maderables. ¿Qué es lo más conveniente, en términos nacionales? El caso hay que analizarlo a la luz de la Orinoquia una región continental cuyo futuro no es sólo nacional, es colombo-venezolano.

La Orinoquia es una de las seis regiones continentales de Colombia. Su área alcanza los 326.735 km2. Desde el punto de vista de la planificación nacional, la Orinoquia, por dimensión y condiciones intrínsecas, demanda un proyecto de gran alcance. Supone acciones de desarrollo que le son propias entre ellas, mantenerla con baja densidad de población; amparar selvas, bosques de galería y esteros; cuidar los páramos donde nace el agua, las vertientes y el piedemonte por donde escurren, sin lo cual la Orinoquia será un desierto. La colonización debe promoverse en forma controlada; hay que usar ingeniería de llano; aprovechar la energía limpia, agua, sol, viento, gas; recuperar la Serranía de la Macarena; ordenar la cuenca del río Meta; implantar en poblaciones y viviendas el bio-urbanismo y la bio-arquitectura ecuatoriales; integrar la red vial con base en la carretera marginal de la cordillera, la troncal transversal río Orinoco-Buenaventura, con la vía paralela al río Meta que viene de Puerto Carreño; disponer cables aéreos para vencer la cordillera; diseñar la navegación tomando en cuenta canales interfluviales entre los ríos Arauca-Cravo Norte, Meta-Tomo, Tomo-Tuparro; responder al reto que plantea la población en el piedemonte, masivamente atraída a Casanare por la industria del petróleo; mejorar los suelos y reinvertir en ellos. Esto quiere decir que es oportuno restablecer, extendido a toda la Orinoquia, el proyecto Marandúa propuesto durante la administración del presidente Belisario Betancur.

El plan integral de la Orinoquia incluye el reconocimiento y puesta en funcionamiento de una red científico-académica total, conformada por instituciones situadas en Villavicencio, Yopal, Arauca, Gaviotas, El Tuparro y Carimagua. El área es propicia para establecer un sistema regional de uso y ocupación urbana del suelo conformado por colonias que se asienten en aldeas con poblaciones asociadas en empresas comunitarias. El modelo, que debe ser restablecido se encuentra en la reforma agraria llevada a cabo por el Incora, durante la administración del presidente Lleras Restrepo. Sobre estas bases se podrá diseñar con certeza la organización del Proyecto Carimagua que está en discusión.

Shopping Cart