SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

La Sabana

PACTO ECOLÓGICO REGIONAL

Alberto Mendoza Morales

La Sabana, parte plana de la cuenca alta del río Bogotá, anegada como está, anticipa el advenimiento de un futuro apocalíptico. Lo pronostican quienes afirman que a mediados del siglo XXI la vida en la Tierra desaparecerá, arrasada por acción humana. Lo advirtió José Vicente Mogollón, exministro del Medio Ambiente: “La Sabana de Bogotá se convertirá, de manera irremediable, en uno de los lugares más invivibles del planeta, si no se toman medidas para su recuperación ecológica y social. En pocos años la Sabana no tendrá tierras de cultivo, será un inmenso conglomerado de hierro, cemento y asfalto y millones de seres hacinados: su aire y sus aguas estarán contaminados y empezarán escasear. Resulta estremecedor el panorama que presenta la Sabana, convertida en el mayor caos organizado”.

La Sabana la salvamos entre todos o no la salva nadie. Los daños causados al territorio, al aire, a los ríos, a los páramos, nos llevan a cumplir múltiples propósitos comenzando por suscribir formalmente, como habitantes, conductores y líderes concientes, un pacto ecológico regional y ponerlo en marcha. Alude a Bogotá, D.C. y a los 26 municipios que se asientan en la cuenca, poblada por más de nueve millones de habitantes, ocho de ellos en la capital.

Los fines de año son propicios para formular propósitos, incluidos los de enmienda. Entre ellos algunos son: asumir la cuenca alta del río Bogotá como una región programa de acuerdo con su unidad geográfica, ambiental, cultural y, ojalá, administrativa. Restablecer la antigua Provincia de Santa Fe. Dar prioridad absoluta al rescate y preservación del río Bogotá, asumido como el eje fluvial de un parque longitudinal departamental que se extienda entre su nacimiento en el páramo de Guacheneque y su desembocadura en el río Magdalena cerca de Girardot. Declarar los páramos, sitios donde nacen las aguas, territorios de utilidad pública y reserva vegetal. Arborizar y respetar el nacimiento y las rondas de los ríos. Sembrar, en cada municipio, un bosque popular. Plantar cercas vivas que conformen corredores biológicos, malla verde de la cuenca (Thomas van der Hammen). Organizar en los municipios un sistema integral de tratamiento de basuras y de aguas servidas destinado a entregarlas limpias al río Bogotá. Organizar la Empresa Regional de Servicios Públicos con todos los municipios asociados. Vigilar la acción renovadora con guardianes del pacto, un cuerpo cívico regional.

Shopping Cart