SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

GUERRAS Y TERREMOTOS

Alberto Mendoza Morales

Las naciones experimentan desastres sociales y naturales. Guerras y terrorismo son desastres sociales. Terremotos, inundaciones, avalanchas, son desastres naturales. No confundirlos. Tienen tratamientos diferentes.

Colombia tiene Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres (SNPAD). Lo apoya Naciones Unidas. Se ha consolidado en las últimas décadas. La Comunidad andina de Naciones, CAN, trabaja en la definición de una estrategia para prevenir y atender desastres naturales.

La prevención se nota sólo cuando falla; pasa inadvertida cuando tiene éxito; hace noticia cuando fracasa; Medellín muestra que es posible “tejer” una red para la gestión del riesgo. Manizales cuenta con “Guardianes de la Ladera”. Cundinamarca reubicó a San Cayetano, población sometida a “reptación”, flujo lento de tierra. Bogotá se prepara para aliviar las consecuencias de un previsible terremoto.

Gustavo Wilches-Chaux, especialista en la materia, acusa al Senado de la república. porque “quiere enterrar el Sistema de Prevención de Desastres naturales”. Sucederá si aprueba el Proyecto de Ley 254 de 2005 que intenta meter en un mismo costal todas las calamidades públicas, desorden público, terrorismo, alzamientos, amenazas a la seguridad interna y a la defensa nacional, desastres, emergencias. Darle tratamiento militar a los desastres naturales implicaría, en sí mismo, un riesgo.

La exposición de motivos del Proyecto argumenta “la naturaleza impredecible que abraza nuestra geografía nacional”. No hay tal naturaleza impredecible. La mayoría de desastres naturales son repeticiones, así Popayán, Atrato Medio, Tierradentro, Eje Cafetero, Armero. Los desastres que provocan las temporadas invernales se presentan siempre en los mismos lugares. Hoy producen efectos catastróficos porque hay más gente y las condiciones de vulnerabilidad son mayores. Confundir guerras con terremotos, terrorismo con inundaciones y avalanchas, constituye una amenaza más para la nación ya agobiada.

Shopping Cart