SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

DIPLOMACIA SECRETA

Alberto Mendoza Morales

En la época de la Gran Colombia, hubo gestiones gubernamentales secretas para suspender el recién instalado sistema de gobierno republicano e implantar la monarquía. Se apeló oficialmente a la cooperación de las monarquías francesa e inglesa. El desconocido episodio histórico lo develó, en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Diego Uribe Vargas, ex Ministro de Relaciones Exteriores, con asistencia de los rectores Jaime Pinzón López, saliente y Fernando Isaza, entrante.

En 1826 la joven república mostraba “estado alarmante”. Existían “fuertes antipatías entre granadinos y venezolanos y las profesaban entre ambos los hijos del Ecuador”. Así lo anotaba el historiador Juan Manuel Restrepo. Opinaban que “Colombia no podía subsistir regida por instituciones republicanas que prescribían un jefe electivo cada cuatro años que infaliblemente se dividirían por antipatías y rivalidades existentes. El único gobierno que daría estabilidad sería el monárquico constitucional, regido por un príncipe extranjero de las antiguas dinastías europeas”.

Al marchar Bolívar al sur, el gobierno de Colombia quedó a cargo del Consejo de Ministro. Lo componían José María del Castillo y Rada, José Manuel Restrepo, Nicolás Tanco, Estanislao Vergara y el general Rafael Urdaneta. El Consejo se levantó subrepticiamente contra el régimen republicano. “El proyecto de monarquía lo trató con personas notables, civiles, militares y eclesiásticas, a espaldas de la opinión pública ignorante del plan que se fraguaba”.

La diplomacia secreta conspiró contra la república. “La protección de una potencia europea para América española era de por sí un acto aflictivo y desobligante”. El plan fracasó. Francia se desentendió. Inglaterra informó que no aceptaría un rey francés en Colombia. Bolívar, propuesto como monarca, se ausentó. “El título de Libertador, dijo, es superior a todos los que ha recibido el orgullo humano, por tanto me es imposible degradarlo”.

Shopping Cart