SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

VEREDA: UNIDAD DE VIDA Y PRODUCCIÓN

Alberto Mendoza Morales

Vereda es senda. Los municipios de Colombia dieron lugar para que en la proximidad de esos caminos angostos, se asentara su población rural,. En algunas partes la población quedó dispersa, en otras formó caseríos. Los municipios les dieron a las veredas categoría de división territorial de carácter administrativo. Las veredas agrupadas constituyeron corregimientos, unidades municipales equivalentes a inspecciones de policía. La vereda reclama, desde su realidad rural municipal, la tarea de elevarla a la categoría de unidad básica del desarrollo nacional.

En Colombia pueden contarse unas 30 mil veredas; albergan la cuarta parte de la población nacional. Una política agraria tendrá validez si se apoya en las veredas aceptadas como unidades básicas de planeación. Para efectos del plan, la población de cada vereda constituye unidad social en lo colectivo y unidad de producción en lo económico representada en una empresa comunitaria. El modelo no hay que inventarlo. Hay que rescatarlo. Lo aplicó hace años el Incora bajo la administración del presidente Lleras Restrepo.

Las veredas se planificarán equipadas con los servicios básicos que requieren sus habitantes para vivir bien y producir bienes y servicios. Requieren agua potable, agua de regadío, vías de comunicación terrestre y cibernética, centros de acopio, equipos de producción, energía eléctrica, disposición de basuras y tratamiento de aguas servidas.

Cada vereda contará con una aldea, poblado pequeño, urbanismo primario, con jurisdicción veredal. Poblado donde convivan, agrupados, los campesinos hoy, por lo general, dispersos. En el conjunto, la empresa comunitaria es el modelo económico del plan y la aldea el modelo urbanístico.

El centro de la aldea será la escuela, espacio expansivo de información y enseñanza, lugar de preparación de la comunidad, local de carácter educativo para preparar niños, dictar cursos para adultos, servir a la comunidad. La escuela ofrecerá, además de aulas, sala comunal, sitio para primeros auxilios, restaurante escolar, campos deportivos, vivienda para docentes.

En cada vereda existirá una Junta de Acción Comunal formada por ediles locales. Estarán encargados del pacífico y eficaz funcionamiento del conjunto. Orientarán a la comunidad, dirimirán conflictos, resolverán problemas y controversias. El cuerpo docente, vinculado a la escuela veredal, responderá a su carácter magisterial y asumirá su papel de impulsor y trasmisor del conocimiento y la cultura. La vereda. así concebida, constituirá integración simbiótica agrourbanística, unidad de vida y producción, fundamento del desarrollo nacional.

Shopping Cart