SOCIEDAD GEOGRÁFICA DE COLOMBIA

CHOCÓ EN EL CORAZÓN

Alberto Mendoza Morales

El Chocó ocupa la esquina noroccidental de Suramérica. “Mundo de ensueño, utopía de los siglos, donde la realidad está más cerca de la imaginación que de la historia oficial”. Conocido por sus selvas, por el oro, por el platino. Ahí está la cuna de la historia de Colombia. Allí se edificó Santa María la Antigua del Darién, primera ciudad de Suramérica. Es el único departamento con dos mares, Caribe y Pacífico y dos ríos matrices, Atrato y San Juan además del Baudó, el Sipí y el Truandó. En su territorio caen anualmente entre 9 y 12 metros de lluvia. Mantiene notables centros de interés, Capurganá, “encanto de lo indómito”; Zapzurro, complemento turístico; Pinarroa, Bahía Solano, termales de Arusí, Parques Naturales de Utría, Los Catíos y Tatamá. Mantiene su población indígena chibcha y caribe, una toponimia aguda como si fuera francesa y una población mayoritaria, afrocolombiana de noble raíz sudanesa. Chocó departamento de frontera, asediado desde afuera y desde adentro.

Chocó, lugar donde el hombre pasó por primera vez, por vía acuática, de un océano a otro. Mineros españoles, entre ellos un clérigo, abrieron en 1778 el canal del Cura. Unió los ríos Atrato y San Juan por medio de la quebrada de Raspadura. Más que un canal, era una modesta zanja de 200 metros de longitud, 2.5 de anchura y un metro de profundidad. “Canal de muñecas”, unió dos océanos. No se podía ampliar por falta de aguas suficientes para hacerlo navegable por embarcaciones regulares. Chocó dador de maestros y de abogados. En su suelo se advierten grandes proyectos, el canal Atrato-Truandó, decretado en la administración Betancur, represas inmensas, potentes hidroeléctricas. Tiene tradición minera y un gran centro académico la Universidad del Chocó.

El Chocó está destinado a organizarse como una econación. Y la universidad a aportar el estudio y formular el proyecto con base en un desarrollo limpio que se oponga al corriente desarrollo sucio. Entre sus previsiones estará becar a 100 jóvenes, bien seleccionados, para que, durante dos años, estudien el departamento. Constituirán el núcleo de una nueva dirigencia. En los sitios abiertos por la tala de la selva, sembrar bosques maderables y preservar la integridad de la selva restante, cuidada y cosechada. La ronda de los ríos debe ser respetada y aprobado y puesto en práctica el ordenamiento territorial a las poblaciones ribereñas. El comportamiento político de los líderes chocoanos exige revisión. Para desencadenar el proceso propuesto se requiere realizar en Quibdó un “Foro regional de viabilidad del Chocó”, con asistentes seleccionados de todos los municipios. Chocó en el corazón. La concepción de una nueva realidad desafía a sus habitantes.

Shopping Cart